El Tribunal Supremo se negó a autorizar la salida de prisión del secesionista bajo el argumento de que podría suponer un “peligro” para el proceso judicial que enfrenta.