El fabricante de chips Broadcom prevé una millonaria pérdida de ingresos por el veto del presidente a la firma china.