La policía de Hong Kong reprimió este miércoles con gases lacrimógenos y balas de goma a cientos de miles de personas que rechazaron en las calles un polémico proyecto de ley de extradición a China.