Los ciudadanos están acusados de “recopilar, proveer y vender secretos de Estado a fuerzas extranjeras”, en un caso que es visto como una derivación de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.