La primera ministra británica se comprometió a renunciar si el Parlamento aprueba los términos de salida de la UE, pero todavía no ha aclarado su futuro si la Cámara de los Comunes vuelve a rechazarlo.