“El Pueblo quiere que se vayan todos” o “el pueblo educado y el Estado delincuente” eran los eslóganes más repetidos.