Obras Sanitarias está por encima de las predicciones, una vez instalado entre los cinco mejores y con posibilidades de meterse entre los cuatro que saltarán un turno de playoff, con una fuerte localía: 13 triunfos y apenas una derrota.

Frente a Quimsa mostró algunas de sus virtudes. En principio no perdió la calma después de un tercer cuarto negativo, que perdió 26-13. El entrenador, Gregorio Martínez, encontró soluciones con la doble base -como otras veces- que formaron Pedro Barral y Fernando Zurbriggen, para mejorar el volumen de juego y dismular la mala noche de Dixon (1-8 de cancha), su goleador.

También, dominó la zona pintada (sumó 40 puntos cerca del aro) empujado por la energía de Eric Anderson, quien protegió su tablero y sometió a Francis y Acuña.

El interno estadounidense firmó 24 puntos (10-16 dobles) y 14 rebotes. Fue respaldado por Lockett y eventualmente Holton.

Los santiagueños no fueron sólidos, como tampoco algunas individualidades, como Fells (0-1 de cancha), Francis (1-7) y Schattmann (0-7), maniatados por la defensa local. Fue la segunda derrota en fila de Quimsa, que lo distanció de la punta, a 7.5 partidos de San Lorenzo, con 10 por jugar.

Obras también festejó por Pepo Barral, quien entregó seis asistencias y sumó 945 para quedar como líder histórico de su club. ¡Qué más querés para una noche!

Gimnasia, con gloria

El equipo de Comodoro (6°, 17-11) logró un valioso triunfo en el estadio ängel Sandrín y venció a Instituto (2°, 18-9), por 90-86. Gimnasia, así, dejó sin invicto de local a La Gloria (llevaba 13-0), uno de los dos que quedaban con San Lorenzo. El estadounidense Dwight Lewis terminó con 26 puntos y ocho rebotes, mientras que el dominicano Eloy Vargas contribuyó con 10 tantos y 11 tableros.