Mientras el oficialismo intenta conservar Estambul, da por perdida la capital, Ankara y las dos urbes mediterráneas, Adana y Antalya, y la tercera ciudad del país, Izmir, un distrito que la oposición logró conservar.