Tal vez porque no estaba prevista una derrota tan dura, ante uno de los peores equipos del Este, el congoleño Serge Ibaka, de Toronto, reaccionó a las trompadas contra Marquese Chriss, de Cleveland, lo que determinó la expulsión de los dos jugadores.

Ibaka recibió una falta fuerte pero que está dentro del juego, se levantó y directamente agredió a su rival. La acción ocurrió sobre el final del tercer cuarto, cuando Cavaliers se imponía 91-77.

Toronto, segundo en la clasificación del Este, perdió impensadamente frente a Cleveland, penúltimo de la misma región, por 126-101.