Si no hay comicios, los laboristas, divididos también en varias corrientes, no descartan apoyar una segunda consulta sobre el Brexit, tras la de 2016.