El presidente francés le solicitó al premier Édouard Phillipe que mantenga un encuentro con los líderes del arco político y representantes de los 'chalecos amarillos', para tratar la crisis que vive el país debido a la creciente tensión.