La tensión entre el gobierno de Donald Trump y el de Xi Jiping no es nueva, pero en estos últimos días, en la cumbre en Puerto Moresby escaló a un nivel nuevo.