Más de 5.000 bomberos luchan contra el avance de las llamas hacia el sur de la región, donde cientos de miles de personas tuvieron que ser evacuadas.