El hombre permanecía preso en la cárcel de Vicenza, tras detectarse “evidentes signos de radicalización” en su comportamiento, según un comunicado oficial.